REVITALIZACION FACIAL



MESOGLOW



Fantástico tratamiento de rejuvenecimiento mediante ácido hialurónico natural bio-interactivo, vitaminas, oligoelementos, ácidos nucleicos y minerales.


Mejora la elasticidad de la piel, aumenta la tonicidad de la misma y reduce la formación de arrugas.

Se complementa con máscara de factor de crecimiento epidérmico regenerante, terapia de colágeno y terapia biomoduladora.

Se suelen hacer 3 sesiones cada 15-21 días.

Se recomienda 1 sesión mensual de mantenimiento junto a peeling, en caso necesario y en dependencia del paciente.

Según el grado de envejecimiento, este tratamiento se combina con otros procedimientos médico-estéticos.

Sesión de 20-30 minutos


MESOLIFTING



Tratamiento novedoso y revolucionario a base de ácido hialurónico,  aminoácidos y elementos tensores (DMAE).


Consiste en una terapia de bio-estimulación y de bio-reestructuración de la matriz dérmica mediante la activación fibroblástica.

Consigue la neoformación de los componentes de la dermis.

Indicado para combatir la flacidez cutánea y frenar los signos de envejecimiento no sólo de la cara sino también del cuello, escote, interior de muslos internos, brazos, abdomen y dorso de manos.

Protocolo de 3 sesiones cada 15 días.

Según el grado de envejecimiento, este tratamiento se combina se combina con otros procedimientos médico-estéticos.

Sesión de 15-20 minutos.


PLASMA RICO EN PLAQUETAS



Para aquellos pacientes en los que el envejecimiento celular se encuentra avanzado y el recambio celular enlentecido, se ha producido un adelanto que les va a proporcionar grandes beneficios: el plasma rico en plaquetas (PRP), una de las más modernas técnicas de biorregeneración celular.

 

Esta nueva técnica funciona utilizando las propiedades de nuestras propias plaquetas gracias a una sustancia conocida como factor de crecimiento (FC) que es un medidor biológico a través del cual se producen una serie de efectos a nivel celular (células madre) favoreciendo el recambio de las células, permitiendo potenciar, acelerar y estimular la regeneración de los tejidos. Se produce de esta manera una atenuación de las arrugas, aumento del grosor de la piel y de su tersura, logrando de este modo un aspecto más joven.


Tras aislar los factores de crecimiento del plasma del paciente (concretamente el factor de crecimiento epidérmico), éstos se aplican en la piel de la cara, cuello y escote con el fin de estimular la regeneración de los tejidos.


La obtención de estos factores de crecimiento es sencilla. Basta con extraer al paciente una pequeño volúmen de sangre, separar las fracciones plasmáticas mediante centrifugación controlada y luego aplicarlas en la piel de las zona que queremos tratar, mediante microinyecciones.