LA TÉCNICA INTERACTIVA DEL TERCER MILENIO

 

Gracias a esta técnica, remodelar los ángulos y volúmenes del rostro en media hora y sin cirugía ya es posible.

La Bioplastia es la técnica más vanguardista a nivel mundial que permite las correcciones estéticas de la cara que hasta hace muy poco solo podían realizarse con cirugía. Con esta revolucionaria técnica se pueden tratar las arrugas estéticas debidas a la pérdida de volumen y recuperar el volumen perdido por el proceso de envejecimiento de la piel.

 Resumiendo, devuelve al rostro los rasgos perdidos, retrasa el proceso de envejecimiento y, por el juego de volúmenes, aporta mayor equilibrio y belleza. Los resultados se notan inmediatamente.

 Es un procedimiento mínimamente invasivo, que no necesita anestesia. El tratamiento dura media hora y después el paciente puede incorporarse a su vida diaria inmediatamente.

 

¿En qué consiste el tratamiento?

 

Consiste en inyectar, a través de una microcánula de 0,5 milímetros, distintas sustancias, como el ácido hialurónico ahora de cuarta generación, más denso y de mayor duración, modificando los volúmenes de los labios, pómulos, mentón, nariz y contorno facial. Dependiendo de la sustancia inyectada los resultados tendrán una duración que sobrepasa el año.

Se la considera una plástica interactiva. El paciente puede ver el desarrollo del procedimiento a través de un espejo, dando su opinión al cirujano a lo largo del proceso.