BOTOX


El tratamiento consiste en la infiltración del producto en puntos concretos de los músculos del tercio superior de la cara a través de una finísima inyección, su aplicación es indolora y con ella se consigue bloquear la transmisión nerviosa que contrae los músculos cuando se gesticula. A veces puede producirse un pequeño hematoma en el punto de aplicación que se corrige con maquillaje y que suele durar unas pocas horas.


Combinación del bótox con relleno de ácido hialurónico. Por un lado el Vistabel borrará las arrugas de expresión que se producen con la gesticulación, al tiempo que previene nuevos pliegues cutáneos y, por el otro, los rellenos eliminarán los surcos faciales ya existentes, sobre todo aquellos situados alrededor de los ojos, la boca y las arrugas profundas del entrecejo o la frente. La acción combinada de ambas técnicas potencia sus efectos: el ácido hialurónico dura más al estar el músculo relajado; por otro, se produce una mejora de las pequeñas arrugas e imperfecciones a las que el Vistabel no llega.

Tras la sesión el paciente deberá seguir una serie de recomendaciones como no tomar el sol, ni masajear la zona o realizar movimientos bruscos. Los efectos de este tratamiento son reversibles y su duración aproximada es de unos cinco o seis meses, cuando los músculos tratados volverán a recuperar paulatinamente su capacidad de movimiento. No obstante, después de varias sesiones su efecto dura cada vez más tiempo porque el cuerpo la va asimilando durante más tiempo y porque la relajación muscular de los sucesivos tratamientos va reduciendo progresivamente la profundidad de las arrugas.




IMAGENES